El sexo en la tercera edad

Existe. Empecemos por ahí. A pesar de nuestras creencias, el sexo entre mayores de 60 es una realidad. La cuestión es que nuestra cultura tiende a menudo a asociar la sexualidad con la belleza yla juventud, haciéndonos creer que a medida que nos hacemos mayores nuestro deseo sexual disminuye hasta desaparecer por completo.

En los varones, al alcanzar una determinada edad comienza a estar presente el miedo a la disfunción eréctil, a pesar de que ésta tiene fácil solución. En las mujeres, la falta de lubricación vaginal se convierte en un problema, sobretodo una vez alcanzada la menopausia, a lo que se añade la inseguridad de creerse menos atractivas con la edad. Sin embargo, el sexo contribuye de forma muy positiva en la calidad de vida de las personas mayores, siendo un elemnto clave en la madurez de las personas.

Es necesario cambiar el chip y romper con la asociación del sexo y los órganos genitales, ya que afortunadamente todo el cuerpo humano es estimulable y la mente juega un papel fundamental. Según demuestran las estadísticas más del 60% de las personas mayores a nivel internacional se pueden considerar sexualmente activas. Y la salud como siempre es un factor determinante, siendo las personas más sanas las que más sexo tienen.

Existen una serie de ejercicios destinados especialmente a fortalecer los músculos implicados en la relación sexual para ambos sexos, que pueden realizarse a partir de cualquier edad con el objetivo de mantener el tono y/o mejorarlo. Son los llamados ejercicios de Kegel y consisten en la contracción y relajación de los músculos de la pelvis, ¡ponte en forma ya!

Deja una respuesta