Música para hacer el amor

musica amor

Los colores, las texturas, y ahora la música. Todo influye en la sexualidad de las personas a la hora de hacer el amor, y la música con razón. Quizás te has dado cuenta de que, escuchando una música, tu cuerpo se ha movido de forma indirecta, sin darte cuenta, pero al ritmo de la música. Lo mismo puede ocurrirte en caso de que hagas eso mismo cuando estás con tu pareja.

La música permite activar el deseo y la pasión en el otro ya que las propias vibraciones y entonaciones de la música hace que nos resulten estimulantes. Ahora bien, no cualquier música va a lograr hacer eso, al contrario. En realidad hay que conocer un poco los gustos de la otra persona y combinarlos con los mismos para poder disfrutar ambos de la música y de las sensaciones que se pueden dar con un beso o una caricia. Con ella se pueden desarrollar los sentidos de una forma más abierta, de ahí que se pueda utilizar como un cambio, borrar la rutina que haya en la pareja y ser creativo.

Un ejemplo de música para seducir es Je taime, una canción francesa de Serge Gainsbourg y Jane Brikin de 1968 que, por su alto contenido erótico, causó sensación. O puedes probar con otra diferente, más moderna. Lo importante es que llame la atención de ambos y os haga explorar y querer estimularos aún más.

Dependiendo del ritmo que quieras tener a la hora de hacer el amor te aconsejamos que pruebes con varias canciones, unas más tranquilas, otras más cañeras. Verás como tu propio cuerpo se amolda a ese tipo de canciones creando vuestra propia melodía, la de vuestro amor.

Deja una respuesta