¿Qué es el morbo?

Aunque todos tenemos una idea, resulta bastante difícil definir el concepto de morbo. En muchas ocasiones se expresa en su versión negativa para definir la conducta de otro, porque rara vez lo utilizamos en primera persona. Otras veces lo usamos para referirnos a una sexualidad más libre o abierta de lo que consideramos tradicional en relaciones de pareja estables.

Hace algunos años, el sexo oral ocupaba el segundo puesto en el ranking de prácticas morbosas. El primero se le concedía a la masturbación. Esto provocaba una percepción negativa que convertía dichas actividades sexuales en tabúes. Todo el mundo se masturbaba más o menos como ahora, pero no lo expresaban con la misma libertad para no ser tachados de morbosos.

¿Qué entendemos hoy por actividad sexual morbosa?

Todo lo que consideramos fuera de la norma. Lo que no es el petting, ni el coito, ni la masturbación, ni el sexo oral. En general todo ese cajón desastre lo entendemos como morboso. De esta forma podemos comprender con facilidad que aproximadamente entre un 1o y un 30% de las parejas han practicado alguna vez sexo morboso. Y no debemos entenderlo como algo negativo. El morbo es diversión y lujuria en demasía, y no por ello tiene que ser malo.

¿Quieres poner un toque de morbo en tu rutina sexual?

Empieza por algo suave como los juguetes eróticos. Si te gusta puede que el cuerpo te pida un poco más de acción, entonces quizás quieras probar el bondage o algún juego de sadomasoquismo. Y si las emociones extremas no son lo tuyo, los juegos de mesa sexuales para parejas están a la última, ¡y se reinventan constantemente!

Deja una respuesta